agosto 16, 2022

Tribuna México

Noticias para todo el mundo

Las muertes anuales por sida bajan un 5,7 %, pero la lucha global se debilita

Unas 650.000 personas murieron por enfermedades ligadas al sida en 2021, un descenso del 5,7 % respecto al año anterior, pero la pandemia de covid, unida a otros factores, está debilitando la lucha contra esta enfermedad, advierte el nuevo informe del Programa Conjunto de la ONU sobre el VIH/sida (ONUSIDA).

El informe muestra una estabilización en las nuevas infecciones de VIH, ya que la cifra de 2021 fue igual a la del año anterior (1,5 millones), pero de forma preocupante estás crecen en regiones como el Asia-Pacífico, alejando a la comunidad internacional de su objetivo de erradicar esta enfermedad en 2030.

«Los datos muestran que la respuesta global al sida está en grave peligro», subrayó la directora ejecutiva de ONUSIDA, la ugandesa Winnie Byanyima, quien aseguró que «la pandemia (de sida) ha prosperado durante la de covid».

OTRAS URGENCIA SANITARIAS REDUCEN LA FINANCIACIÓN

Uno de los datos que muestran un debilitamiento de la lucha es el descenso de la financiación contra ésta: los 21.600 de millones de dólares dedicados a combatir el VIH/sida en 2020 bajaron a 21.400 millones en 2021, y ello supone un 6 % menos que en 2010.

La agencia de las Naciones Unidas calcula que actualmente unos 38,4 millones de personas son portadores del virus VIH, un 47 % más que a principios de siglo, aunque tres de cada cuatro tienen acceso a terapia retroviral, cuando hace 22 años apenas eran una de cada cincuenta.

El informe muestra cifras especialmente preocupantes sobre la incidencia del VIH/sida en la población infantil: 1,7 millones de menores de 14 años conviven con el virus, y de ellos casi la mitad (800.000) no reciben tratamiento.

«En 2021 se produjeron 160.000 infecciones en niños, y 75.000 de ellas se debieron a que la madre no puedo acceder a la terapia necesaria durante el embarazo o el periodo de lactancia», denunció al presentar el informe la responsable de estadísticas de ONUSIDA, Mary Mahy.

Mahy citó factores como el fuerte descenso de hasta dos tercios en las circuncisiones masculinas durante la pandemia, un eficaz método para reducir las infecciones, como uno de los factores que explican el freno en la reducción de infecciones y muertes por VIH/sida, tras décadas de progresos.

LEJOS DE LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

Esta ralentización, advierte el estudio, provocará que en 2024 todavía haya alrededor de 1,2 millones de infecciones anuales por VIH/sida, tres veces más de las 370.000 que ONUSIDA preveía que hubiera entonces en el camino hacia la erradicación de la enfermedad que se incluye en la llamada Agenda 2030 de Naciones Unidas.

África Oriental y Meridional se mantuvo el pasado año como la región más afectada por esta pandemia de 40 años, con 280.000 muertes y 670.000 nuevas infecciones, que elevan el total de personas que vive con el VIH en esa zona a 20,6 millones.

Tanto el centro y el oeste de África (con cinco millones de seropositivos en total) como el Asia Pacífico (seis millones) se situaron en segundo lugar, con 140.000 muertes en las dos regiones y 260.000 y 190.000 nuevas infecciones, respectivamente.

En Europa Occidental y Norteamérica se registraron el pasado año 13.000 fallecimientos relacionadas con el sida y 63.000 nuevas infecciones, lo que eleva a 2,3 millones las personas que viven con el virus en ambas regiones combinadas.

En Latinoamérica, donde los seropositivos se elevan a 2,2 millones, las nuevas infecciones en 2021 se elevaron a 110.000 y las muertes a 29.000.

40 MILLONES DE MUERTOS EN 40 AÑOS

Desde el comienzo de la pandemia hace cuatro décadas, ONUSIDA calcula que unos 84,2 millones de personas se han infectado con el virus VIH y más de 40 millones han muerto por enfermedades relacionadas con el sida.

Sin embargo, el pico de casos anuales se produjo hace casi un cuarto de siglo (2,8 millones en 1998), y el de fallecimientos (1,8 millones) hace casi dos décadas, en 2004.

La agencia de Naciones Unidas calcula que alrededor de un 15 % de los seropositivos, o casi seis millones de personas, desconocen que son portadores del VIH.